Nos encontramos en un enclave privilegiado, entre las Sierras de Béjar y Francia, en una zona que recibe el nombre de Entresierras. Esta zona fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2006. Este territorio comprende una extensión de casi 200.000 hectáreas y alberga 88 municipios.

La Reserva de la Biosfera

La Reserva de la Biosfera está definida por las Sierras de Francia, Quilamas y Béjar-Candelario. Los materiales que las forman son de los más antiguos de España, destacando la pizarra y la cuarcita en las Sierras de Francia y Quilamas con las famosas Crucianas (huellas de los extinguidos trilobites) visibles en las fachadas de pueblos como Monsagro. En la Sierra de Quilamas existe una pequeña franja caliza que se aprovechaba para la extracción de cal.

Los bosques de roble y encina están presentes a lo largo de toda la Reserva, y junto con ellos aparece la famosa dehesa de encina, de roble y de fresno en las zonas más frescas. En multitud de lugares se sitúan bosques de castaño, destacando el municipio de Montemayor del Río que lo aprovecha a través de la Cestería y las Conservas. Junto a estas formaciones representativas existen algunas singulares, como el bosque de Madroños de Miranda del Castañar, las zonas de acebo del Bosque de la Honfría en Linares de Riofrío o el bosque de Quercus robur en San Martín del Castañar.

La gran variedad de flora, proporciona una alta diversidad de hábitats, con más de 5000 especies de invertebrados y 300 de vertebrados. Entre éstos destacan por su importancia dos endemismos, la colmilleja del Alagón( Cobitis Vettonica) y la lagartija de la Peña de Francia (Iberolacerta martinezricae), junto a especies bandera como el buitre leonado y negro, el águila-azor perdicera, la cigüeña negra, la salamandra, y especies de caza como el jabalí, el ciervo o el mítico lince ibérico.

Información extraida de bejar-francia.org